18 formas de ahorrar dinero viajando

No es que haya una clave o combinación perfecta y absoluta que, puesta en práctica, nos de como resultado un viaje barato o económico, o que nos vaya a hacer ahorrar mucho dinero, pero sí existen una serie de puntos que siguiéndolos pueden suponer un ahorro considerable. Eso sí, vamos a tener que invertir más tiempo y esfuerzo si queremos ahorrar dinero viajando y por ende, que el viaje sea más largo pero, es una buena motivación ¿no?

CONSEJOS PARA AHORRAR DINERO VIAJANDO

Obtener una tarjeta que no cobre comisiones por sacar dinero: Puede parecer insignificante esa comisión de alrededor de dos euros, pero si piensas hacer un viaje largo, es un ahorro muy grande. Nosotros usamos Evobanco y puedes sacar ilimitadamente en cajeros extranjeros sin que ellos te cobren comisión. Aunque eso no quiere decir que el banco del propio país no te vaya a cobrar.

Buscar un cajero de ese país que tampoco cobre: A raíz del punto anterior, es posible que saquemos completamente gratis si combinamos estas dos recomendaciones. En Asia, Maybank es el banco por excelencia que nunca cobra esa comisión. Búscalo y planifica bien cuantas veces vas a extraer dinero en tu viaje y, si es necesario, saca mucho de golpe. También recomendamos Citibank o HSBC.

No lleves el alojamiento reservado a excepción de sitios con poco alojamiento en temporada alta. Plántate en cada guesthouse que encuentres por el camino y saca tu mejor táctica de regateo. No exageramos si os decimos que en el 100% de los casos ha sido más barato llegar al alojamiento y preguntar, que el precio que podemos encontrar en Booking, Agoda u Hostelworld. Hay otros muchos alojamientos que ni siquiera aparecen en esas plataformas donde además siempre funciona lo de cuantas más noches, más barato.

Haz workaway, WWoofing o couchsurfing: Esta es genial y seguramente ya lo conozcas y si además te interesa conocer gente es la mejor manera. Te acercarás más a la cultura local gracias a que te acogerá un host que seguramente se interese por dar a conocer esa cultura. ¿Todavía no has probado estas plataformas? Puedes consultar nuestras primeras experiencias aquí.

Haz autostop o pregunta a los locales sobre el transporte más barato que ellos mismos utilicen. Nosotros no es que hayamos hecho a menudo autostop, pero sí unas cuantas veces y si pasan muchos coches, te van a recoger seguro. Incluso hemos ido tres en una moto con un chico birmano que nunca antes había hablado con un extranjero. En todas ellas vas a conocer gente majísima.

Compra los vuelos en el momento indicado: Estadísticamente, los nacionales tienen mejor precio dos meses antes del viaje y los internacionales tres meses antes. Además, los martes por la noche suelen aplicar cambios de tarifa en algunos vuelos y es posible encontrar ofertas en ese horario. También puedes usar Skyscanner, uno de los mejores buscadores de la actualidad.

Utiliza descuentos para alojamiento o transporte: Plataformas como Uber o Airbnb ofrecen descuentos importantes en tus primeras reservas. Os dejamos nuestro descuento del que, no os vamos a mentir, también salimos beneficiados. ¡Win-win!

No confíes en los sitios donde pidan una entrada sospechosamente falsa. Si no te dan ticket, si parece que han cogido la silla de plástico y se han sentado ahí esperando a que los turistas paguemos, no tienes por qué hacerlo. Ni se van a enfadar, ni va a llamar a la policía, ni te va a decir mucho más que un ¿Hello?. Hablamos de esos casos en los que es evidente y te lo vas a encontrar más de una vez por este continente.

Confecciona tu maleta para que siempre pase por equipaje de mano: Antes del viaje puede parecer que vayas a necesitar de todo lo que se te vaya pasando por la cabeza, pero luego acabas usando la mitad.

Lleva tu carnet de estudiante contigo: En muchos museos o visitas turísticas te pueden hacer hasta un 50% de descuento. Si no tienes uno, a nosotros nos ha servido un carnet cualquiera alegando que es de estudiante aunque no lo sea.

Entrar al atardecer a los templos en los que cobren entrada durante el día: Muchas veces cuando cae el sol, los de la taquilla recogen sus cosas para no volver hasta el día siguiente quedando la misma entrada que hace un minuto era de pago, libre y gratuita. En Myanmar por ejemplo, hay muchas pagodas a las que sobre las 18:00 pm ya se puede entrar gratis.

No compres los billetes de transporte en agencias o guesthouses: Esta es evidente pero cualquiera que haya estado en un pueblo en el que la estación está a 30 minutos andando bajo un sol abrasador y el aire corre a 40 grados, ha pecado de contratar el bus más la recogida de pick-up en una agencia. Es normal, a veces pasa, pero siempre que puedas evítalo. Cuando llegues a la estación de un destino, ya puedes mirar y comprar los billetes para el día que vayas a irte.

No necesitas esa tarjeta SIM que tanto te venden: Estás de vacaciones y hay wi-fi en prácticamente todo hostal o restaurante al que vayas. Si es por un tema de llevar GPS en el móvil, puedes usar la aplicación maps.me que funciona exactamente como un navegador y no consume datos ni hay que tener internet, únicamente descargas previamente el país al que vas y listo.

Alquila una moto o una bicicleta cuando realmente no te quede otra: Siempre que puedas camina. Es verdad que son muy baratas pero a veces, nosotros incluidos, nos dejamos llevar por esa inercia de ver unas bicis y alquilarlas para luego ver que el pueblo es realmente accesible a pie.

Organiza tu excursión por libre siempre que se pueda: Vas a tener más movilidad, libertad y va a ser más barato y no por ello más complicado de organizar. Vivimos en un mundo en que todo está en internet y es muy fácil organizar una ruta.

Lava la ropa por lavadoras y no por peso: Por ejemplo en Tailandia, casi todo el mundo lava la ropa por 40 Bahts el kilo, pero si esperas y buscas un poco, hay lavadoras en las que por 30 bahts puedes meter hasta nueve o más kilos. Las atan en la calle y metiendo las monedas cualquiera puede usarlas. Y lo mismo en otros países. Si me apuras, siempre puedes lavar algo a mano en el lavabo del hostal si no es mucha cosa…

Evidentemente come en sitios locales y también pregunta a los locales donde se come bien y barato. Al leer muchos blogs antes de emprender un viaje, todo el mundo habla de la comida local y de comer barato pero a la hora de la verdad te verás tú solo en el restaurante de una adorable señora que a penas te entiende mientras que los garitos occidentales están continuamente llenos y, a veces, con la misma comida pero el doble de cara.

Llevar un candado siempre contigo te ahorrará muchos sustos y te salvará en más de una ocasión de posibles robos.

¿Tú también conoces otras formas de ahorrar viajando o de ganar dinero viajando? Compártelas con los demás viajeros en un comentario 🙂

18 formas de ahorrar dinero viajando
4.8 (96.36%) 22 votes

Si te gusta, por favor, ¡compártelo!

Deja un comentario